Categorías
Blog

Seguridad e higiene utilizando puertas automáticas

Una situación inédita, como la que ha generado la crisis del coronavirus, tiene como consecuencia la adopción de nuevos hábitos. Desde hace ya unos meses, nos esforzamos por mantener la distancia de dos metros respecto a otros, llevar mascarilla y lavarnos las manos con mucha mayor intensidad y frecuencia.

Debido a que nuestra sociedad tendrá que convivir con el virus hasta que haya una vacuna o se encuentre un tratamiento efectivo, la población se está concienciando de que será necesario mantener este tipo de hábitos en el tiempo. Esto es algo que los expertos sanitarios valoran positivamente. Adoptar unas medidas de higiene y seguridad más estrictas será positivo, a largo plazo, para disminuir el contagio de otras enfermedades, más allá del COVID-19.

Así, una de las cosas que se prevé que se van a quedar con nosotros para siempre es el hecho de tener más cuidado con lo que se toca: abrir puertas, tocar el cenicero o el servilletero de una terraza o apoyarse en cualquier sitio, por ejemplo, son acciones muy comunes que debemos intentar evitar a toda costa. A partir de ahora, en nuestro día a día, debemos de adoptar una serie de medidas que nos permitan mantener una higiene mucho más cuidada, como ya viene siendo habitual, desde hace años, en diferentes países orientales.

Entre todas las acciones que debemos evitar, hay algunas que tenemos totalmente interiorizadas y que, a menudo, hacemos sin pensar, por lo que son especialmente difíciles de erradicar. Por ejemplo: no tocar la puerta de un edificio o una oficina para entrar o salir.  

Para evitar tocar las puertas, la mejor opción es, sin duda, es el uso de puertas automáticas, ya que las personas autorizadas pueden entrar y salir sin necesidad de mantener ningún tipo de contacto con la puerta.Para los casos en los que no exista la opción de utilizar una puerta automática, os recordamos las recomendaciones indicadas por los expertos desde el inicio de la pandemia.

Precauciones que debemos tomar para abrir puertas durante y después del coronavirus

Durante cualquier jornada, sobre todo en esta transición hacia la “nueva normalidad” y en el futuro, será imposible evitar el paso por puertas de uso común: la del edificio, la del lugar de trabajo o la de la pequeña tienda donde se compra el pan. Tocar estas puertas es un riesgo, porque al igual que nosotros, otras personas las habrán utilizado antes, y también otras tantas lo harán después, lo que las convierte en un foco de contagios.

Sin embargo, hay algunas medidas o precauciones que podemos tomar para abrir puertas y que eliminan la posibilidad de enfermar por esta vía casi definitivamente.

precauciones abrir puertas seguridad

Gel hidroalcohólico

La primera de ellas es evidente: lavarse las manos inmediatamente después de tocar la puerta. Para ello, conviene llevar un pequeño bote de gel hidroalcohólico en el bolsillo y, ojo, sacarlo y tenerlo preparado antes de utilizar la puerta. De otro modo podríamos estar tocándolo con las manos ya contaminadas.

Antes de abrir o cerrar la puerta, coge tu bote, ábrelo y llévalo preparado en una mano. Usa la puerta con la otra e inmediatamente después procede a la limpieza profunda de tus manos siguiendo el protocolo recomendado.

Uso de guantes

Otra opción muy extendida está siendo el uso de guantes a la hora de salir de casa.

Es otra recomendación razonable para evitar que las manos se contaminen y poder abrir puertas con seguridad, pero conviene tener claro que llevar guantes no quiere decir que el virus no se pose en ellos. Por tanto, es importante que mientras se usen los guantes la persona que los lleva no se toque la cara u otras zonas. De nuevo, al quitarse los guantes, lo mejor es hacer una limpieza profunda de las manos.

No tocar las zonas habituales

El tercer y último consejo para abrir y tocar puertas durante el coronavirus es hacerlo evitando poner las manos en las zonas de uso habituales: tiradores, zonas cercanas a donde se coloca la llave o pomos, por ejemplo.

En estos momentos es mejor introducir la llave, si es necesario, y empujar suavemente con el pie o, si no es necesario abrir la cerradura, simplemente empujar con el codo y desde una zona poco habitual, por ejemplo, más arriba de donde está el pomo.

Alternativas para abrir las puertas de forma segura

Más allá de estas recomendaciones, algunas viviendas y oficinas se están planteando distintas opciones para abrir las puertas de forma segura y evitar los protocolos anteriores que, si bien son eficaces, no resultan infalibles porque están intrínsicamente ligados al error humano.

alternativas abrir puertas control de acceso

Para evitar todo el riesgo lo mejor es evitar que las personas toquen las puertas en todo momento. A este respecto han surgido ideas que, de maneras muy distintas y originales, evitan que se tengan que utilizar los tiradores u otras partes de las puertas.

Tiradores de cartón

Una fórmula utilizada en algunos lugares ha sido la utilización de tiradores de cartón desechables, con los que se evita tocar el tirador de la puerta a la hora de abrir. La idea es que en vez de tocar la puerta con las manos, se haga con el antebrazo, una parte del cuerpo que los científicos consideran de menor riesgo para el contagio, gracias a este adaptador.

Abrepuertas personal

Las impresoras 3D han demostrado su eficacia durante la crisis del coronavirus. Se han utilizado para crear respiradores, material de seguridad e incluso mascarillas. Ahora también se han convertido en una ayuda imprescindible para evitar tocar las puertas.

Así, algunos diseñadores han creado una especie de tirador con el que abrir las puertas a distancia, como si de una extensión de la mano se tratara. El objetivo es que cada persona lleve el suyo y lo pueda desinfectar después de cada uso, reduciendo así el contacto de distintas manos en el mismo lugar.

Instalación de puertas automáticas: el método más seguro

Como hemos indicado al principio, sin lugar a dudas, la mejor opción es aquella que permite no tocar la puerta ni con las manos ni con ningún tipo de elemento que llevemos encima.

Esta es la situación ideal para que el riesgo de utilizar puertas desaparezca: que la interacción con las mismas no exista porque se abren de forma automática. De este modo, las viviendas o las oficinas podrán dar acceso a sus vecinos o trabajadores sin ningún tipo de problemas durante esta crisis del coronavirus y también en el futuro.

Cómo funcionan las puertas automáticas

Evidentemente, las puertas automáticas precisan de la evolución tecnológica para ser útiles y funcionales. Esto no es un problema, ya que, debido al gran avance de la tecnología móvil, se pueden desarrollar aplicaciones de sistema de uso muy sencillo y fácil implementación.

Esto no es una novedad, ya que mucho antes de la crisis del coronavirus ya existían opciones para abrir puertas del garaje o para el paso de personas sin tener que tocar las puertas.

Pero no todos los sistemas de apertura de puertas automáticas son igual de eficaces a la hora de acceder a una zona restringida. Uno de los principales inconvenientes lo encontramos con la utilización de la tecnología Wi-Fi, ya que puede ser difícil establecer la conexión en determinadas zonas, especialmente subterráneas.

Sistema por Bluetooth para abrir puertas automáticas

El sistema de apertura de puertas automáticas por Bluetooth permite abrir las puertas con el móvil sin los inconvenientes que podemos tener con la conexión por Wi-Fi.

Con un sistema de apertura vía Bluetooth, como ENTRIX, podemos abrir puertas de garaje, puertas automáticas para personas, barreras de paso para vehículos, pilonas automáticas e incluso tornos como los que suelen estar instalados en gimnasios o en grandes oficinas.

alcance bluetooth control de acceso

Ventajas de la instalación de puertas automáticas

Hay muchos motivos por los que decantarse por las puertas automáticas con apertura mediante Bluetooth como una solución perfecta para estos momentos de crisis sanitaria, pero también como una opción de futuro.

En primer lugar, se trata de un sistema intuitivo y fácil de utilizar. Esto quiere decir que no exige grandes recursos ni conocimientos, basta con que la comunidad de vecinos o la organización de la empresa instalen el sistema de ENTRIX y den acceso a los usuarios que se requiera. Éstos solo tendrán que descargar la aplicación una vez para poder entrar y salir por las puertas automáticas.

Además, es una fórmula segura: se puede monitorizar quién ha utilizado la puerta, otorgar permisos únicamente a unos números de teléfono seleccionados y revocar accesos cuando sea necesario. Así, en una comunidad de vecinos se puede permitir el acceso de todos los residentes con la tranquilidad de que nadie ajeno acceda al edificio.

Todo hace pensar que el futuro de las puertas de uso común pasará por que estén automatizadas bajo este tipo de sistemas de apertura personalizados y muy adaptados a los ritmos de vida actuales, con las condiciones de seguridad que, de ahora en adelante, van a ser muy tenidas en cuenta por todos.