Categorías
Blog

Controles de acceso por NFC para empresas

La seguridad es uno de los aspectos que más preocupan a los negocios en la actualidad, por lo que disponer de sistemas para poder controlar quién y cuándo accede a las instalaciones de la empresa, como parking, oficina, sala de servidores o almacén, es la mejor forma de reducir los riesgos de robos de material e información.

En este sentido, la tecnología NFC ha llegado para quedarse, tanto por la seguridad que ofrece como por ser perfecto a la hora de respetar las medidas de higiene, que han adquirido una importancia vital desde la llegada de la pandemia. Si estás interesado en mejorar la seguridad de tu empresa, probablemente te interesará saber qué es NFC y cuáles son los principales beneficios de esta tecnología.

¿Qué es la tecnología NFC?

La tecnología NFC (Near Field Communication) es un sistema inalámbrico de corto alcance que funciona en la banda de los 13,56 MHz y proviene de las etiquetas RFID (de uso cotidiano en abonos de transporte). Se trata de un sistema especialmente diseñado para su uso en dispositivos móviles para aquellos casos donde la comunicación deba ser instantánea y no se precise un gran intercambio de información.

NFC destaca por su velocidad de conexión, ya que no necesita de emparejamiento previo. Se trata, por tanto, de una tecnología transparente que puede emitir y recibir simultáneamente y que es ideal para utilizar en sistemas de control de acceso, como la apertura de puertas o barreras automáticas.

La tecnología NFC puede funcionar con dos dispositivos activos, pudiendo intercambiar datos entre ambos, o con un dispositivo activo y el otro pasivo. Cabe destacar que la banda de los 13,56 MHz que utiliza NFC es de libre uso, por tanto, no es necesario pagar para utilizarla lo que la hace aún más atractiva de utilizar.

La seguridad de los dispositivos NFC

El hecho de que esta tecnología use radiofrecuencia, podría suponer el riesgo de ser interceptada por terceros. Sin embargo, en este caso su corto alcance conlleva la imposibilidad de que alguien pueda interceptar la transmisión.

¿Para qué sirve el NFC y cómo puede favorecer en el control de accesos?

El uso de esta tecnología se está extendiendo gracias a los distintos beneficios que aporta. Algunos de los usos del NFC en la actualidad son:

  • Apertura de puertas automáticas
  • Recogida e intercambio de datos. Uno de los principales usos de esta tecnología se encuentra en la identificación de personas. Acercando un teléfono móvil o una tarjeta con un chip NFC a un dispositivo de lectura se podrá tener acceso a oficinas, garajes, almacenes, y otros lugares. La inmediatez en la comunicación acelera mucho el acceso de las personas al utilizar NFC.
  • Control de presencia. La ley obliga a las empresas a disponer de un control de horario de entrada y salida de los trabajadores en su jornada laboral. Con esta tecnología los empleados pueden “fichar” de forma rápida y sencilla cuando entren o salgan de su trabajo.
  • Sincronización de dispositivos. Muchos fabricantes están utilizando esta tecnología para sincronizar sus distintos dispositivos de forma automática.
  • Automatizar tareas. Con el uso de las NFC tags (etiquetas NFC) se pueden automatizar todo tipo de tareas. Solo bastará pasar el móvil sobre una de estas etiquetas y se podrá abrir una aplicación, encender las luces de casa, o cualquier otra acción que se nos ocurra.
  • Pagos con dispositivos móviles. Uno de los campos donde más uso tiene esta tecnología es en el pago con dispositivos móviles. Acercando el móvil al lector se puede pagar de forma sencilla, rápida y, sobre todo, segura.
tecnologia nfc

Ventajas de la conexión NFC para el control de acceso

Los múltiples beneficios de esta tecnología la convierten, probablemente, en la mejor opción para la gestión de controles de acceso de empresas y organizaciones. Las principales ventajas de la conexión NFC para el control de acceso son:

Se accede con un teléfono móvil

El uso de los smartphones está extendido en todo el mundo, y las personas y empresas lo utilizan para realizar todo tipo de tareas, y no solo para comunicación. Todo el mundo lleva su teléfono móvil encima, por lo que es una herramienta ideal para acceder a los sitios sin necesidad de llevar llaves ni mando. Además, es un elemento unipersonal, nuestro móvil no se lo dejamos a nadie. La tecnología NFC está especialmente diseñada para el uso de dispositivos móviles por lo que el control de accesos NFC es sencillo de implantar.

Los dispositivos móviles actuales cuentan ya con la tecnología NFC. Los teléfonos Android la llevan instalada de serie y los últimos modelos de Apple (a partir del iPhone 6) también. Por tanto, el acceso a la empresa utilizando esta tecnología está al alcance de todo el mundo.

Acceso inmediato

La tecnología NFC no necesita que ambos dispositivos se emparejen, por lo tanto, al acercar el teléfono móvil al terminal NFC se dispondrá de acceso inmediato. Al entrar a las instalaciones de la empresa, las personas con permisos para acceder no perderán ni un solo segundo, ya que el proceso de apertura de puertas y otros dispositivos de entrada es inmediato.

No necesita conexión a internet

La comunicación por NFC no necesita de acceso a internet, ya que se realiza directamente entre dispositivos de forma inalámbrica por señal de radiofrecuencia. Esta gran ventaja hace este sistema ideal para lugares donde el acceso a la red vía Wi-Fi o 4G sea complicado por razones de cobertura, como es el caso de parkings.

Sincronización automática

Cuando se acerca el teléfono móvil a un dispositivo de apertura NFC la comunicación es instantánea, ya que se sincronizan de forma automática (no como otros tipos de sistemas de control de acceso que requieren una paridad previa entre ambos dispositivos, proceso en el que se pierde un tiempo importante y puede retrasar el acceso del personal a la empresa).

Instalación y uso sencillo

Esta tecnología puede ser instalada de forma rápida y sencilla para el control de los accesos de una empresa, y sin que ello suponga un alto coste económico. En cada puerta de acceso a la empresa se debe instalar un dispositivo NFC para que permita el acceso a los distintos usuarios. Los permisos de acceso de los usuarios se configuran a través de una aplicación, en la nube.

Dónde utilizar el control de accesos por NFC

Son muchas las áreas donde se puede aplicar NFC para el control de los accesos de una empresa. Por ejemplo, puede utilizarse para:

  • Instalaciones de la empresa. Para la apertura de puertas, barreras, tornos y otros dispositivos de acceso a la empresa puede utilizarse esta tecnología. Los trabajadores solo tendrán que acercar su móvil al dispositivo NFC y dispondrán de acceso inmediato a las distintas instalaciones de la empresa a las que estén autorizados a entrar.
  • Garajes y parkings. En parkings y garajes, normalmente situados en subterráneos, esta tecnología facilita el acceso al no depender de una conexión a la red por Wi-Fi o 4G, con difícil cobertura en esas ubicaciones.
  • Acceso a servicios. En el control de accesos a eventos o transportes el uso de NFC se adapta perfectamente. Algunos transportes públicos ya utilizan esta tecnología, así como eventos como conciertos (donde se evita el contacto físico y el gasto innecesario en papel e impresión de entradas y tickets).
  • Locales y oficinas de coworking. Estos sistemas modernos de trabajo donde se comparten oficinas, instalaciones, sala de reuniones, y similares, tienen en la tecnología NFC aplicada al control de accesos la solución ideal para controlar los accesos de personas y los horarios de este tipo de instalaciones. 
control accesos nfc

Hemos visto qué es la conexión NFC y cómo esta tecnología es una muy buena opción para controlar los accesos a una empresa. Poco a poco el uso de este sistema se va a ir extendiendo y normalizando, pudiendo encontrarla en instalaciones que utilizamos a diario como parkings o accesos a transporte público o eventos.

Para las empresas, la tecnología NFC aplicada al control de accesos permite un registro más cómodo y fiable de la entrada de personas a sus instalaciones, acelerar el proceso de acceso y ahorrar en costes, al tratarse de una tecnología barata y fácil de instalar.